Oración: deshaciendo la culpa y la enfermedad

Esta es una oración en audio acompañada con música para entregar las preocupaciones, sentimientos, miedos etc. y corregir la mente con la ayuda del Espíritu.

Abstracto_verde

AUDIO IVOOX ORACIÓN  vicen_caminandoaldespertar

Música de “onlymeith” Título  “Quiet Rain” con licencia de CC Creative Commons

http://ccmixter.org/files/onlymeith/33867

 

 


Soltando, amando, confiando

globos al viento

 

 

 

 

 

 

 

A los hijos se les ama, tal como Dios nos ama, incondicionalmente.

Toman sus decisiones, y tu confías y esperas.

Puedes inspirarles, pero no interferir en sus vidas.

Somos su referente mientras “nos necesitan”, luego hay que hacer el acto de soltarles, sabiendo que van guiados por Dios.

Vienen através nuestro, pero pertenecen a la vida y Dios les ama, nos ama profundamente.

Pedirles perdón, ¡claro! Hemos querido moldearlos a “nuestra” imagen y semejanza, y les imponemos nuestras locuras y decisiones, tomadas muchas veces desde el miedo, el control, la imposición, como si de esta manera fueran a ser “mejores hijos”…

No nos damos cuenta de que su rebeldía viene de querer soltar esas garras invisibles, que sin darnos cuenta les queremos imponer.

“Os llevamos de la mano sin saber, pero aquí, en este momento ya podemos confiar en Esa mano invisible que nos lleva a todos”.

Confiemos en su Guía. Rindámonos cuando no sabemos. Dejémos volar, no retengamos “por su bien”, no aleccionemos “por su bien”.

Confiemos en Dios. Amemos como El lo hace, incondicional, sin límites, amando.

Amándonos a nosotros y pacientes con ese programa/ego que piensa que sabe.

Amándo, confiando,

Dios Es.

 

marangels / caminandoaldespertar


Salto al vacío

¿Los pies en el suelo? o ¿los pies en el cielo?Solo el programa/ego te hace creer que vas a caerte al vacío si haces un cambio, o si pretendes hacer un cambio…

Este es el miedo o temor que nos infunde el programa para no cambiar nada.

Completamente falso, de un estado a otro no hay salto al vacío, porque yo siempre soy y nunca he dejado de ser.

¿Esto qué significa?, pues que sólo el programa te infunde de miedo para no avanzar hacia aquello que sientes que puede ser un siguiente paso, y aquí está la trampa.

“ Yo”, nunca he dejado de estar unida a Todo, por lo que si Yo estoy unida a la Verdad,

¿Qué me falta?, ¿que necesito? ¿A donde tengo que llegar?,.. a ninguna parte…

Esto es la experiencia en el sentir, permitir que ese miedo que emerge, que te paraliza, puedas atenderlo, mirarlo, amarlo, este acto hace que se disipen esas barretas mentales que te trae el programa para mantenerte en la culpa y en el dolor.

Saltemos al vacío, sabiendo que ya estamos en El.

Atrevámonos a saltar, nos daremos cuenta que no hay tal salto

Un paso detrás de otro y nos daremos cuenta que estamos  en el salto, y que no existe como tal.

El programa es una ilusión y nos quiere atrapar en ella para seguir perpetuando el victimismo y la separación aparente de Dios.

Celebremos hoy y ahora que estamos unidos a El sin necesidad de hacer saltos,  ni de buscar nada externo, sino con una mirada interna es suficiente.

Atrevámonos ya!!!

un paso delante, y seguimos andando el camino de unidad, sin barreras, sin películas, sin miedo.

 

marangels – caminandoaldespertar   /   foto: Francesc Massó Ros



Una forma de venganza

Máscara de la venganzaSi te sientes a merced del personaje/ego, cualquier cosa que suceda en el exterior es una forma de venganza.

Un tono de voz, una exigencia, un compartir desde la carencia en el otro, (que es mi proyección en definitiva), puede desencadenar un ataque/defensa simplemente por estar identificado con el yo.

El programa colectivo en el que estamos “inmersos” aparentemente, es un programa de dolor, sufrimiento y venganza. La base en que se sustenta este programa es en la creencia de que yo soy algo distinto y separado del otro, de Dios.

Entonces tengo que protegerme y estar alerta en favor de defenderme de cualquier cosa del exterior, sea una persona, animal, situación, o circunstancia…

Darme cuenta de esto es sencillo porque dejo de estar en paz, pero permitirte sentir ese desasosiego sin proyectarlo en el otro, aquí esta el reto para nuestras mentes separadas y carentes de Amor aparentemente.

Entonces la maestría es permitirte sentir ese dolor que se esta manifestando y nos avisa sintiendo una emoción, y darte cuenta que estas en el programa y pedir a la parte de la Mente que está en contacto con Dios que me ayude a restablecer la paz y el des-hacimiento de esa creencia en la separación.

Es siempre una ilusión, forma parte del sueño de separación y yo siempre soy el soñador.

Continua leyendo


El instructor

ondas expansivasLa vida tarde o temprano, nos va colocando oportunamente y de manera inevitable, en el inicio de nuestro camino espiritual de forma consciente, es decir, siendo aprendiz o estudiante de algo que voluntariamente elijo formarme, como en cualquier otra disciplina que haya realizado antes, de entre las muchas que ofrece el mundo.

A diferencia de otras formaciones, el inicio de un camino espiritual, más que hacer acopio de nuevas fuentes de información, se basa en lo opuesto, esto es, deshacer lo aprendido anteriormente, pues supone un obstáculo para la sabiduría, que lejos de enseñarse, se recuerda cuando no hay obstáculos que impidan su manifestación libre en la mente del aprendiz.

No obstante, el recuerdo de quien soy no es algo inmediato en el tiempo, es un proceso que tiende a ocupar toda la vida que parecemos experimentar en un cuerpo.

Decidirse por iniciar este proceso no es cualquier cosa, de hecho no hay otra cosa mejor que hacer en el mundo que decidir y mantener con firmeza esta decisión cada día.

Siempre gozamos de la excelente Guía del Maestro interior, para mi Jesús, para otros el Espíritu o Buda, o el nombre que cada cual le quiera poner, esta es la Voz que habla en nombre de la Verdad y del Amor en nuestro interior cada vez que humildemente nos abrimos a ella sin apegos a nuestro pensamiento individual.

Continua leyendo


“Enlazarnos” a la Mente del Corazón

enlazarnosHay muchas personas que cuando se encuentran con Un Curso de Milagros hacen una fácil conexión con la figura de Jesús o la del Espíritu Santo, que como dice el Curso son dos figuras que representan lo mismo.

Jesús es la manifestación del Espíritu Santo… (C.6.1.1)

Pero hay también personas que encuentran un escollo en este mismo asunto, tal vez por razones culturales, o por trayectoria espiritual, o por otras razones diversas que no son la cuestión importante aquí.

Las figuras de Jesús y del Espíritu Santo representan el otro sistema de pensamiento al que alude el Curso.

Uno es el que corresponde a la mente del ego, a ese gran programa colectivo que tan brillantemente explica la Escuela del Perdón. El programa que rige, colectiva e individualmente nuestra mente separada y dual. Una mente en la cual todo tiene su lado blanco y su lado negro. Una mente que fabrica el mundo y lo sostiene, en la que todos estamos unidos y de la que formamos parte, con plena responsabilidad sobre todos los sueños o ilusiones a los que el mundo llama “realidad”.

Pues bien, frente a la gran mente del ego, ilusoria y demente tenemos el sistema de pensamiento que representa el Espíritu Santo o la figura de Jesús. Una Mente que comprende el mundo de la ilusión pero que sabe que es precisamente ilusorio. Un sistema de pensamiento cuya función es disolver el sueño y los sueños del mundo y ayudar a la mente que sueña a despertar de todas las pesadillas y falsas realidades que en el mundo han sido.

La manera de escapar del conflicto que surge de dos sistemas de pensamiento que se oponen entre sí consiste claramente en escoger uno y abandonar el otro. (T.6.V.B.5.1)

La mente de Jesús y del Espíritu Santo es nuestra mente verdadera, en ella también todas las mentes son Una. Es la Mente del Corazón, la mente que ve más allá de las apariencias, es la mente del Amor, la que trasciende todas las falsas percepciones y ve, interpreta, comprende con el Corazón.

No hay porque “ser devoto” de Jesús para sentir y experimentar esta Mente porque está en el centro de nuestro Ser, nos acompaña siempre, está siempre disponible si la elegimos, si la invocamos, si la deseamos, si la escuchamos porque nunca nos ha abandonado.

Continua leyendo


El paseo

pajaro que alza el vuelo

Un hombre fue a dar un paseo de un día. Mientras caminaba, se dio cuenta de que se sentía perdido y solo. En lugar de empujar a sus sentimientos para mantenerlos a distancia, les permitió estar presentes con él. “Me siento perdido. Me siento solo,” se confesó a sí mismo. Y entonces además una profunda tristeza surgió dentro de él.

De repente, una voz surgió de un nivel más profundo. “Y si estás perdido, entonces, ¿dónde estás?” Era la voz de su Ser. Era la voz de la verdad.

El hombre se detuvo para examinar la cuestión. “Si estoy perdido, ¿dónde estoy?” - se preguntó en voz alta. Se sentó y tanto como fue posible, se hizo presente con sus sentimientos.

“¡Estoy perdido. Estoy solo!” repitió varias veces.

Una vez más la voz de su Ser lo desafió con suavidad. “Dices que estás perdido. Entonces, ¿dónde estás?”

El hombre trató con sinceridad de ver dónde estaba. De repente, se hizo evidente para él.

“Estoy perdido en mi mente!” exclamó.

Era tan simple, se dijo. Estaba perdido en su mente. Estaba perdido en algún lugar de su pasado recordado. O en algún lugar de su futuro imaginado. Una cosa estaba clara. él no estaba aquí ahora. 

Cerró los ojos y se quedó muy quieto. Se hizo muy consciente de su cuerpo y la respiración. Se hizo muy consciente de los sonidos a su alrededor. Podía sentir la suave caricia de la brisa en su rostro. Se quedó en silencio, en un profundo y extenso silencio. Y poco a poco, dulcemente empezó a sentirse muy presente. La sensación de estar perdido y solo desapareció. Se detuvo por unos momentos en silenciosa gratitud. Abrió sus ojos y su corazón estalló de alegría cuando un pájaro cruzó su vista elevándose hacia el cielo.

Escrito de Leonard Jacobson

 


La Desaparición del Universo, de Gary Renard

Libro La Desaparición del UniversoLa Desaparición del Universo ha dado a conocer las enseñanzas de “Un Curso de Milagros” a más y más personas en todo el mundo y constituye una excelente introducción a sus principios fundamentales.

Gracias a esta obra, su autor Gary Renard se convirtió en un escritor mundialmente conocido. Se considera uno de los mejores títulos de la literatura espiritual en torno a Un Curso de Milagros.

En castellano está actualmente editado por El Grano de Mostaza 

Incluimos a continuación un enlace a youtube  con algunas de las citas más significativas del libro

video citas de La Desaparición del Universo

Agradecemos al Canal “Tiene que haber otra manera” por su selección de vídeos.

 

 

 


Evento, juicio y emoción

timthumbDesde nuestra percepción habitual no hay diferencia entre un suceso, la interpretación del mismo y la emoción resultante, es decir, lo experimentamos como si fuera un bloque compacto e indivisible.

Se producen dos cuestiones que lo hacen parecer así:

Por un lado el instante en que ocurre el suceso y su inmediata interpretación hacen prácticamente inevitable asociar la emoción resultante al suceso en lugar del pensamiento. Y por otro lado esa asociación tan inmediata permite ocultar el hecho de que el valor de lo percibido cuya muestra es la emoción resultante no lo pone el evento como creemos sino la interpretación del mismo. La mezcla de estas dos cuestiones permiten que la mente quede atrapada en el error por un tiempo indefinido pues le es imposible atribuir responsabilidad a su sistema de pensamiento dado que este no es causa sino consecuencia.

Interpreto lo ocurrido y al hacerlo le confiero todo el valor a la acción externa, la forma en que se certifica es emocionándome por ello, ahora el vinculo entre el juicio y lo percibido es tan estrecho que la mente consciente cree ambas cosas son indivisibles y por tanto no puede verse ni vivirse de otra manera más que como se vive.

Cada vez que recuerde el evento, la emoción aflorará automáticamente al mismo tiempo y el refuerzo de este modo de asociar recuerdo y emoción está generando un modo de ver o también llamado una perspectiva que asumo como aprendizaje válido o consolidado en mi manera de ver el mundo.

El aprendizaje usa como modelo por tanto el sufrimiento y lo convierte en un maestro muy a considerar pues me indica que situaciones o personas no son dignas de mí y he de apartarlas de mi corazón. Perpetuando así aún más si cabe el modelo de sufrimiento como motor de aprendizaje.

La muy buena noticia es que todo este complejo pero imperfecto entramado es desmontable, la premisa fundamental para disociar evento con interpretación es aceptar de corazón que puede existir una duda sobre mi modo de ver, una pequeña brecha por la que se empieza a adentrar la luz y la esperanza.

Para ver con otros ojos es totalmente necesario quererlo y además permitirlo.

Continua leyendo