¿Cual es mi voluntad ahora?

Voluntad_1La voluntad es un componente importante en la práctica del perdón transpersonal.

Tiene que ver con la absoluta libertad de elegir entre la Verdad y las ilusiones, entre el conflicto o la paz, entre ver con los ojos del cuerpo o ver con la luz del Espíritu.

Se nos plantea en el perdón ¿en que queremos creer ciegamente? en el mundo de la dualidad, donde todo tiene un doblez, paz y guerra, abundancia y riqueza, nacimiento y muerte, salud y enfermedad, amigos y enemigos, felicidad y desdicha, o si nuestra voluntad se determina en creer en el mundo de amor, unidad, eternidad, felicidad e inocencia que no es el que nos muestran los ojos del cuerpo, sino el que nos puede mostrar la mente del corazón o del Espíritu.

En el contexto del perdón, la voluntad es nuestra capacidad y libertad de elegir, si seguir experimentando y reproduciendo un mundo dual, en donde vivimos conjuntamente dolor y placer, alegría y tristeza, etc.

Nuestra mente “egoica” eligió, en un instante de la eternidad, experimentar cómo sería ser quienes no somos: seres separados, solos, perecederos, vulnerables; y en nuestra libertad lo estamos experimentando en el mundo de las ilusiones, en el sueño de separación.

Y en el camino del perdón se nos pregunta, ¿cual es tu voluntad ahora, deseas sufrimiento o deseas felicidad?

Un curso de milagros nos propone hacer consciente y entrenar la certeza de nuestra voluntad ahora. Lo hace en muchos lugares y de muchas formas, por ejemplo veamos algunos pasajes de la Lección 73 del Libro de Ejercicios:

LECCIÓN 73 – Mi voluntad es que haya luz.

1. ….. 4Los vanos deseos del ego no se pueden compartir y, por lo tanto, no tienen poder alguno. 5Sus deseos no son infructuosos en el sentido de que pueden dar lugar a un mundo de ilusiones en el cual puedes llegar a creer ciegamente. 6Desde el punto de vista de la creación, no obstante, son ciertamente infructuosos, pues no dan lugar a nada que sea real. 2. Los vanos deseos y los resentimientos son socios o co-fabrican­tes del mundo tal como lo ves. 2Los deseos del ego dieron lugar al mundo, y la necesidad del ego de abrigar resentimientos -los cuales son indispensables para sustentar este mundo- lo pue­blan de figuras que parecen atacarte y hacer que tus juicios estén “justificados”. 3Estas figuras se convierten en los intermediarios que el ego emplea en el tráfico de resentimientos. 4Se interponen entre tu conciencia y la realidad de tus hermanos. 5Al contemplar dichas figuras, no puedes conocer a tus hermanos ni a tu Ser. 3. Pierdes conciencia de tu voluntad en esta extraña transacción en la que la culpabilidad se trueca una y otra vez, y los resenti­mientos aumentan con cada intercambio. 2¿Cómo iba a haber podido crear la Voluntad que el Hijo de Dios comparte con su Padre semejante mundo? 3¿Acaso creó Dios desastres para Su Hijo?

5. Tu imagen del mundo tan sólo puede reflejar lo que está dentro de ti. 2Ni la fuente de la luz ni la de la oscuridad pueden encon­trarse fuera de ti. 3Tus resentimientos nublan tu mente, y, como consecuencia de ello, contemplas un mundo tenebroso. 4El perdón despeja las tinieblas, reafirma tu voluntad y te permite contem­plar un mundo de luz. …….

6. Olvídate de los argumentos del ego que tratan de probar que todo eso es realmente el Cielo. 2Tú bien sabes que no lo es. 3Eso no puede ser lo que tú deseas para ti mismo 7. …….. 5Por encima de todo, quieres tener la libertad de recordar quién eres realmente. 6Hoy es el ego el que se encuentra impotente ante tu voluntad. 7Tu voluntad es libre, y nada puede prevalecer contra ella. 8. Abordaremos los ejercicios de hoy, por lo tanto, con entusiasmo y confianza,…. 10. , ……repite para tus adentros estas palabras con templada determinación y tranquila certeza:

2Mi voluntad es que haya luz.

3Quiero contemplar la luz que refleja la Voluntad de Dios y la mía.

4Deja entonces que tu voluntad se afirme a sí misma, unida al poder de Dios y en unión con tu Ser. 5Pon el resto de la sesión de práctica bajo Su dirección. 6Únete a Ellos que te señalan el camino. ______________

Y ahora podemos preguntarnos cual es nuestra voluntad en diferentes escenarios:

  • ¿Quiero ver las palabras de un compañero de trabajo como un ataque, o quiero recordar que todo es una proyección de mi mente separada y verle a él a la luz de su verdadero Ser?
  • ¿Quiero hacer reales la noticias que da la televisión, ante las que siento impotencia y resentimiento, o quiero recordar que solo reflejan un mundo ilusorio que yo fabriqué en mi mente separada?
  • ¿Quiero quedarme en el miedo a la enfermedad y a la muerte identificándome a mi y a los demás con el cuerpo, o quiero recordar que soy espíritu puro, completo, inocente y eterno?
  • ¿Quiero quedarme enfadado con mi hijo porque no ha estudiado nada en las últimas semanas o quiero hablar con él desde la tranquilidad y la confianza?
  • ¿Quiero sentirme culpable y temeroso por no haber ingresado suficiente dinero en el último mes o quiero abrirme a la inspiración, a la inocencia y a la verdadera abundancia?
  • ¿Quiero juzgar y maldecir la actitud de ese político que veo en el periódico, o quiero abrirme a contemplar un mundo de luz?

2Mi voluntad es que haya luz.  3Quiero contemplar la luz que refleja la Voluntad de Dios y la mía. (L.PI.73.10.3)