Exponerse

SALTO 2

 

Conocer la teoría es útil, nos informa de que el mundo es ilusorio, que la persona que creo ser con un cuerpo y unas ideas que me definen son falsas y por tanto que todo es un sueño de la mente irreal pero que se experimenta como si fuera real. Sin embargo usar la teoría en este sentido ingeniosa e inconscientemente para ocultar el sistema de pensamiento del ego es una forma de perdonar falsamente. Las palabras que usamos aún siendo ciertas y bellas en su expresión pueden servir de perfecto velo al ego para ocultar su verdadera intención tras ellas. Al ego no le inquieta lo más mínimo todas las palabras de invocación a Dios o al Amor siempre que su propósito permanezca oculto y no haya la más mínima intención de que sea expuesto para poder reconocerlo e identificarlo.

Por muy buenas que sean nuestras intenciones conscientemente acerca de perdonar, lo cierto es que el perdón requiere previamente una identificación de lo oculto, la idea o creencia que es causa del conflicto a perdonar.

Esto requiere una dosis de honestidad y confianza, y apoyarme en Jesús o el E.S. para transitar ese espacio de comunicación sincera desprovista de juicio o ataque.

Ciertamente al comunicarme con mi hermano con sinceridad “corro el riesgo” de “perder” algo, que si bien es efímero o ilusorio, yo le he dado valor porque da consistencia a lo que creo de mi en relación al mundo y a los demás, por tanto la idea que me he contado acerca de mi mismo puede ser deshecha al ser conocida y puesta en evidencia. Para ello he de romper el miedo al rechazo de mi hermano que de esta manera se convierte en mi salvador, pues al romper el muro del miedo que me separaba de él, permito que el E.S. interprete por medio del perdón la situación como en verdad es y no como yo la percibía. Veamos esto más despacio.

Continua leyendo